Nuestro sitio web con información y noticias: Fundación Sobrevivientes
Visita nuestro: canal en YouTube.com

22 junio 2011

.DANIEL ARMANDO PORRAS, DE 10 AÑOS DE EDAD. VÍCTIMA MORTAL DE MALTRATO CONTINUADO

Fuente: Registros de Fundación Sobrevivientes.
Datos Generales:




Daniel Armando Porras, de 10 años.
Fecha del hecho: 7 de Septiembre de 2010
Lugar: Residencia ubicada en la 39 avenida 10-27 zona 7, colonia El Rodeo, de ciudad Guatemala.
Sindicados: Candy Elizabeth Rojas Arreaga y su conviviente José Federico Aparicio Pachecho, así como Elvira Narcisa Porras y Edwin Mateo Pixtún.
Cargos: Candy Elizabeth Rojas Arreaga acusada de homicidio y maltrato contra personas menores de edad. José Federico Aparicio Pachecho acusado de maltrato contra menores de edad; y Elvira Narcisa Porras y Edwin Mateo Pixtún (padres biológicos de la víctima) tienen cargos por abandono de niños y personas desvalidas.






José Federico Aparicio Pacheco
Hechos:
El 7 de septiembre de 2010 en horas de la tarde, Candy Elizabeth Rojas Arreaga, preguntó al niño Daniel Armando Porras por unos dulces "que no aparecían". El pequeño no pudo dar una respuesta satisfactoria a la señora Rojas Arreaga, lo cual originó una lluvia de patadas, cinchazos y golpes en cabeza, pecho y espalda de Daniel Armando por parte de la mujer. A consecuencia de las lesiones horas después el niño Daniel Armando Porras, de diez años, fallece en la residencia de la hoy sindicada. El dictamen forense dice que la causa del deceso fue por "Trauma cerrado de tórax".

A raíz de las averiguaciones del Ministerio Público y la Policía Nacional Civil se devela toda una situación de maltrato físico, psicológico, emocional a que eran sometidos Daniel Armando y sus hermanitas de 8 y de 12 años de edad.


José Federico Aparicio Pacheco
Luego que sus padres biológicos, que responden a los nombres de Elvira Narcisa Porras y Edwin Mateo Pixtún, se separan y deciden vivir cada uno por su lado, caen en la cuenta que los niños no tienen cabida en sus nuevos proyectos de vida. Es así que los tres infantes llegaron a parar a manos de Candy Elizabeth Rojas Arreaga y su conviviente José Federico Aparicio Pachecho, a inicios del año 2009. Al principio la madre biológica llegaba a visitarlos a la casa de la zona 7. Les llevaba algo de comida y quizá afecto. Esto causa mucho disgusto a Candy Rojas y José Aparicio, pues esperaban que se les retribuyera con dinero por tener a los tres pequeños. Una de las niñas recuerda que en esa época no les pegaban, pero cuando la madre biológica dejó de visitarles dió inicio un calvario de torturas.

En la escuela a la que asistían los hermanitos las maestras notaban moretones y golpes en sus cuerpecitos. A las preguntas que les hacían los niños respondían que eran por caídas o producto de golpes accidentales. Elizabeth Rojas y Federico Aparicio los tenían amenazados para que callaran y ocultasen el maltrato de que eran víctimas.



Candy Elizabeth Rojas Arreaga
Cuatro días antes de su muerte de Daniel Armando junto a los niños de la escuela fueron de paseo a un parque acuático. Fue evidente el lamentable estado físico del infante. Sus maestras deciden levantar un acta para hacer constar que los golpes en el cuerpo del menor no fueron ocasionados por alguna caída durante el paseo Hacen ver que "es preocupante, porque no es la primera vez que el niño y su hermana vienen a la escuela con golpes en la cara y el cuerpo, y siempren dicen que se caen o se golpean solos." En el conocimiento No 06-2010 las maestras dejan asentado que "Se llamará a los papás para investigar lo sucedido." Quedando la fecha del 03/09/10 al pie del acta citada.

Para desdicha de Daniel Armando el infortunio le ganó a la preocupación pues luego de más de un año de estar sometido a maltrato y vapuleo constantes, su cuerpo no pudo soportar la nueva andanada de golpes que le propinó su "cuidadora", Candy Elizabeth Rojas Arreaga, la tarde del 7 de Septiembre.







Edwin Mateo Pixtún. Padre
biológico de Daniel Armando
El reporte forense de la autopsia efectuada en el INACIF menciona la "fractura de la 2da a la 5ta costilla izquierda y de la 2da a la 5ta costilla derecha" así como múltiples contusiones en el cuerpo del niño. El forense hace hincapié en la plasticidad de la estructura ósea de los infantes, por lo que las fracturas que presentó el cadáver no fueron producto de una caída sino de severos y contundentes golpes propinados a propósito.

La investigaciones han revelado igualmente el maltrato que sufría otra hermanita, de escasos 8 años. Al momento de su rescate su cuerpo estaba cubierto por llagas, heridas recientes y cicatrices producto de golpes efectuados usando tablas con clavos o en su lugar los tacos de zapatos de futbol.

El expediente C-01078-2010-02380 que identifica al juicio iniciado contra los sindicados, agrupa evidencia gráfica, testimonial y documental, evidencia científica toda ella, la cual nos resistimos a comprender en un primer momento, y nos pone ante los ojos que en este caso las víctimas son niños que fueron sometidos, de forma continuada, a un maltrato infame.




Elvira Narcisa Porras.
Madre biológica de Daniel Armando
Los padres biológicos Elvira Narcisa Porras y Edwin Mateo Pixtún igualmente fueron capturados y sobre ellos pesa la sindicación de abandono de niños y personas desvalidas.

Del reporte [Oficio No. 7323-2010 ref. AA./Vargas - Expediente MP-001-2010-94631] al momento de levantar el cadáver de Daniel Armando Porras:

HERIDAS EXTERNAS QUE PRESENTABA LA VICTIMA
Lesiones en la frente lado izquierdo y derecho varias lesiones.
Lesiones alrededor del ojo lado derecho.
Lesiones en frente nasal lado derecho.
Moretón en mejía lado izquierdo.
Múltiples lesiones en pabello de la oreja lado izquierdo.
Múltiples lesiones en el toráx anterior y en miembros superiores en el lado derecho e izquierdo.
Múltiples lesiones en el muslo y cadera lado derecho.
Múltiples lesiones en la espalda y miembros superiores lado izquierdo y derecho.
Moretón en la cadera y muslo izquierdo.
Al final presentamos imagen del reporte mencionado. Evidencian más que maltrato, son torturas a las que fue sometido Daniel Armando hasta el fin de sus días.

¡¡NO PERMITAMOS EL MALTRATO HACIA NIÑAS Y NIÑOS !!


2 comentarios:

Engler García dijo...

Buenas tardes, es sumamente indignante este tipo de situaciones. Es duro.

El fin de semana anterior, el sábado por la tarde, me encontraba en el parque central y testifiqué agresiones de los que aparentemente eran los padres, a una niña que no tendria màs de tres años. Me dieron ganas de ir a encarar a los tipos pero no lo hice. Por miedo seguramente.

Pero me quedó la duda de cuáles son las medidas que uno puede tomar ante estos "eventos" ¿Qué puede hacer uno de testigo que por no hacer nada terminamos convirtiéndonos en cómplices? ¿A dónde se denuncia?

aleja samayoa dijo...

Es una pena que niños que no tienen la culpa sean maltratados de esta forma, también es de ver que no pueden ser un objeto de compra-venta. Siga adelante Norma, que esto no quede en palabras, gracias por hacer de nuestro país algo mejor, poco a poco podremos construir una sociedad donde lo más importante sea la vida humana. ¡Adelante y animo!